Publicado el

Reloj Tradicional vs. Reloj Inteligente

El reloj es un accesorio que aporta estilo y elegancia a nuestra imagen personal, este pequeño objeto acompaña a la gran mayoría de personas. Pero, es de notar que a unos los acompaña el reloj clásico de tipo analógico y a otros los populares smartwatches. En este artículo quiero hablarte de algunas de las diferencias que existe entre estos dos modelos.

Actualmente, la industria de la relojería está conquistada por los relojes inteligentes. Todo comenzó con los teléfonos inteligentes y hoy, ya podemos encontrar televisores inteligentes, autos e incluso casa enteras manejadas por tecnología de punta.

Los smartwatches han revolucionado el mundo de la relojería pero, ¿en realidad podrán reemplazar un día a los relojes tradicionales?

¿Por qué los smartwatches son tan populares? Bueno, como ya habrás visto ellos cuentan con una gran variedad de funciones, las cuales dependiendo del modelo, pueden ir desde medir tu actividad física durante el día, hasta recibir las notificaciones de emails, redes sociales y llamadas.

Primero, un poco de historia. El uso de los relojes como hoy lo conocemos se remonta a principios del siglo XIX, cuando se comenzaron a fabricar los primeros relojes de correa.

Con ellos, nuestra percepción del tiempo cambió completamente, ya que estos aparatos no solo nos facilitaban la organización de nuestras actividades diarias sino que a su vez nos recordaban constantemente la subjetividad y fugacidad del tiempo.

La revolución de los Smartwatches

En 1972 algo revolucionario: el primer smartwatch (reloj inteligente) de la historia. Creado por la firma americana Hamilton, el modelo Pulsar que contaba con algunas de las funciones que hoy en día nos permiten tener en nuestra muñeca una extensión de nuestros móviles.

Aún así, ha sido la Apple la que se ha encargado durante esta década, con sus Apple Watch, de liderar el mercado de la tecnología y vanguardia con estos pequeños aparatos deseados alrededor del mundo (seguido por Samsung y recientemente Xiaomi).

Pero, aún teniendo todo esto en cuenta, una pieza de relojería clásica siempre será una excelente opción (más aún si es de oro), y no sólo si eres de la vieja escuela sino también para aquellos amantes de la exclusividad y lujo.

Si estás pensando en comprar un reloj, y no sabes cuál de las dos opciones elegir. Aquí te dejo varias razones  muy buenas para que se incline la balanza hacia los relojes tradicionales, al final la decisión es tuya.

Trabajo duro, dedicación y esfuerzo

Todas estas, características de un experto relojero que con cuidado ha ensamblado todas las piezas de tu reloj a la perfección, lo cuál lo hace especial y único en su clase, cosa que no puedes decir de los smartwatches, los cuales que se producen en masa.

Los relojes clásicos son considerados como un accesorio que mezcla a la perfección la artesanía con la tecnología. Por un lado, tienen en su interior una estructura mecánica que sólo los expertos artesanos relojeros pueden lograr y, por otro lado, su estética, que representa la elegancia y clase. Ya que generalmente se utilizan piezas de oro, titanio, plata, acero u otros materiales preciosos para su fabricación.

Joyería de colección

Los hombres no se preocupan mucho por tener piezas de joyería en su guardarropa (en comparación con las mujeres) pero, tener uno seguro que eleva tu estilo a niveles bastante altos.

Los relojes tradicionales, en especial de los de lujo, están compuestos por una gran cantidad de diminutas partes, e incluyen ya sea en su interior o exterior, pequeñas piedras preciosas como diamantes, rubíes o zafiros. Lo que los convierte en piezas de colección e inversión a futuro.

Además, su diseño es atemporal, por lo que puede ser heredado de generación en generación y nunca pasar de moda. Sólo piensa en la felicidad y nostalgia que dejarías como tu legado a tus hijos al heredarles un reloj de oro.

¡Desconéctate!

La DAK, una de las mejores aseguradoras médicas en Alemania, conjuntamente con la Clínica Universitaria de Hamburgo, realizó un estudio médico en el que participaron 1001 niños y adolescentes entre los 12 y 17 años. En donde los investigadores señalaron que los resultados fueron alarmantes. Un 2,6 por ciento de los adolescentes presentan una adicción a las redes sociales. Las consecuencias son, no solo falta de sueño, sino también negación de la realidad, bajo rendimiento escolar y conflictos con los padres.

Contra esos casos de adición a las redes sociales y otros casos como la adicción al trabajo, sin duda, el uso de un reloj analógico es un gran tratamiento. Piensa en un hombre ya adulto agobiado con los emails, llamadas y mensajes del trabajo ¿cómo puede ser su salud? seguramente que tiene altos niveles de estrés e insomnio. Un reloj clásico es un gran alivio, sin dejar de lado la función principal de un reloj: dar la hora.

Llegar a casa y olvidarte del mundo exterior es uno de los grandes placeres de la vida.

Ventajas de un reloj tradicional

Como has podido ver, son muchas las ventajas que ofrece un reloj clásico ante un reloj inteligente. Por supuesto, la compra final siempre va a depender de tu estilo de vida y necesidades.

Pero, ten en cuenta que los smartwatch (al igual que los smartphones) tienen una pila en su interior que los ponen en marcha, éstas generalmente tienen una duración que va hasta las 8 o 24 horas dependiendo del modelo, por lo que, el día que olvides cargarlo no vas a poder usarlo y tus citas del día corren un gran riesgo.

Otra ventaja de los relojes analógicos: su funcionamiento no depende de actualizaciones. De nuevo, al igual que un teléfono inteligente, un reloj inteligente se debe actualizar cada 3-4 meses. Esto, le toma alrededor de 45 minutos teniendo en cuenta que accede y guarda todos tus datos en la nube y los respalda.

Una ventaja de los relojes analógicos y, una muy importante para aquellas personas chapadas a la antigua, su mecánica externa es sencilla y fácil de usar. Dado que su única función es la de darte la hora (en algunos casos la fecha y alarma) su usabilidad es bastante sencilla y cómoda.

Claro que en su interior son igual o más complejos que un smartwatch.

En conclusión, un reloj inteligente no siempre tiene por qué ser lo mejor para ti. Piensa en todos los pro y cons antes de hacer tu compra.