Publicado el

Por qué usamos reloj si miramos la hora en el móvil

Conocer la hora a lo largo del día es muy importante. Entramos al trabajo a una hora, salimos a comer a otra y vamos a hacer las compras a otra. Y si queremos aprovechar el día es bueno estar atentos a ella.

Aunque en los principios de la sociedad se usaban relojes de bolsillo o pulso para conocer al hora, hoy en día también tenemos nuestros móviles para ayudarnos.

No sólo eso, sino que también cuentan con reloj despertador y reloj mundial. Pero, si nuestro móvil tiene todas las funciones que podríamos necesitar, ¿por qué seguimos usando un reloj?.

Saber la hora es muy útil, en especial si eres una persona muy ocupada y necesitas dividir muy bien tu tiempo a lo largo del día para cumplir con todas tus tareas y obligaciones.

Pero, los tiempos han cambiado y ya no necesitamos tener un reloj cerca para conocer el tiempo. Con nuestros teléfonos móviles basta y sobra.

Con el avance de la tecnología estos pequeños aparatos que nos acompañan todo el día (literalmente) prácticamente nos brindan todas la herramientas que podríamos necesitar.

Desde los básicos mensajes y llamadas, hasta el uso del internet, redes sociales y aplicaciones que se han vuelto indispensables en nuestra vida.

Los relojes tradicionales se limitan a darnos la hora y la fecha, en comparación a los teléfonos móviles que incluso tienen aplicaciones que nos recuerdan las tareas que debemos hacer en el día y a qué hora.

¿Por qué seguimos usando relojes?

Entonces, si estas pequeñas máquinas son tan completas y versátiles ¿por qué seguimos usando relojes de pulso?

Primero, las grandes firmas de relojes de moda han optado por la reinvención como estrategia para ajustarse a los nuevos tiempos y mantener sus ventas.

Segundo, no es un secreto que el ser humano es una criatura de hábitos, y mirar el reloj cada cierto tiempo puede convertirse incluso en un acto reflejo. Cierto, algunos están perdiendo esta costumbre, pero, más allá de eso, los relojes son un accesorio infaltable para complementar tu look.

Sin embargo, las firmas relojeras se enfrentan a uno de los retos más importantes de su historia. Pues como lo dijo Andy Warhol con su icónico Tank de Cartier en la muñeca: “No miro mi reloj para ver la hora, sino para admirarlo”. Hoy en día esta frase es más vigente que nunca debido a la generación en la que estamos.

Mercado relojero

Si bien el mercado de los relojes de lujo continúa siendo uno de los grandes líderes de este tradicional accesorio, la venta de relojes de imitación o de segunda mano hacen decaer el mercado.

Además, no olvidemos el increíble crecimiento de los relojes inteligentes, un móvil en tu muñeca. Lo que ha convertido el sector de la relojería en productos que se renuevan con las tendencias de cada temporada en lugar de accesorios de colección como era anteriormente.

Las grandes casas de moda tienen entre sus estantes modelos de relojes exclusivos, de oro, con diamantes y piezas de colección. Elementos muy llamativos que se convierten en la viva expresión del estilo y clase.

Ésa es la razón de que sigamos usando relojes aún cuando llevamos un móvil en el bolsillo. El lujo y la distinción que te da un reloj hecho a mano en suiza no te la puede dar un teléfono creado en masa que todos a tu alrededor también tienen.

Innovación y versatilidad

Sin embargo, el ajuste al cambio es necesario. La demanda de la Generación Millennial y la Generación X los obliga a hacer cambios en sus diseños y funciones. Para muchos jóvenes el reloj es un simple accesorio más. Y la moda es cambiarlo con frecuencia, al igual que se hace con el resto de prendas y accesorios.

La fórmula de inmediatez, con colecciones cápsula y lanzamientos casi semanales en las tiendas. Lo que se busca afianzar a través de redes sociales como Instagram, la cual es la fuente de información primaria para esta generación.

¿Quién no tiene Instagram? Esta red social se ha convertido en nuestro día a día, y con cada actualización que hacen se vuelve más y más a nuestro favor. Con sus tiendas y automatizaciones muchas personas viven incluso de esta red social.

Además, es una excelente guía para ver hacia dónde se dirigen las tendencias más actuales y es algo que las casas de moda deben tener en cuenta a la hora de crear sus colecciones.

Dichas creaciones se adaptan a las propuestas de moda mostradas en las pasarelas y el street style del mundo entero, alejándose cada vez más de los tradicionales modelos de antaño.

El mejor accesorio del hombre

El reloj es un accesorio más como puede serlo un bolso, unos colgantes o unos zapatos. Por lo que se abre un mundo de posibilidades a los fabricantes, quienes comienzan a medir el éxito de sus colecciones a través de los likes y los views de plataformas como Instagram y Youtube. La diversificación de sus productos es la clave, colecciones masculinas, ecológicas, temáticas y demás son las que le abren paso en el mundo digital.

Otro punto importante es atreverse a desafiar las tendencias de moda. Teniendo en cuenta que el sector masculino es mucho más exigente que el femenino.

Una mezcla de simplicidad y elegancia cuidada son las que han mantenido a flote a marcas como Rolex, Omega, Carier, entre otros. Quines además han patentado diseños y estructuras interiores con calidad suiza con el paso de los años.

La relojería masculina se basa en el lujo y el detalle, tener un reloj de oro en la muñeca marca un precedente para diferenciarte de los demás.

El tiempo es dinero

Conocer la hora es tan importante para alcanzar tus metas como lo es ser determinado y constante en lo que haces. ¿No me crees? Te dejo el ejemplo de cuando a las 09:59:59.985 de la hora del este de Estados Unidos (EST) el 3 de junio de 2013, una pequeña falla técnica llevó a que la agencia Reuters diera a conocer datos de la bolsa de valores 15 milisegundos antes de lo previsto.

Las consecuencias fueron transacciones por US$28.000.000, ya que los operadores robóticos comenzaron a comprar y vender antes de que los demás tuvieran oportunidad de mirar la información.

Prueba de que literalmente el tiempo es dinero, y estar desconectado del mundo en cuanto a la hora puede costarte mucho.

Los relojes tradicionales pueden ser más exactos y funcionar por más de 300 millones de años sin daños, en comparación a un smartwatch que debes cambiarlo al año pues siempre están lanzando nuevas actualizaciones.

Podrías pensar que es imposible que algo tan pequeño sea tan importante y que llegue a influenciar toda tu vida pero un reloj sí que lo hace.